Destacados

DESARROLLO URBANO SOSTENIBLE / 10 de Abril de 2017

Temporada 2017

Comienza la etapa de adecuación del arbolado público

Del período comprendido entre el 1º de mayo y el 31 de agosto, el municipio comenzará con el proceso de adecuación del arbolado público. La poda irracional está prohibida por la Ley Provincial, ya que no es un proceso natural sino un recurso agresivo e invasivo para modificar el árbol al medio urbano.

Es importante diferenciar entre la poda y la adecuación, que implica además mantenimiento y limpieza permitiendo al espécimen crecer y desarrollarse de manera sana.

En principio, la época es durante el período del 1 de mayo y el 31 de agosto (es el momento en el que bajan las temperaturas y se reducen las horas de luz natural).

Hay diferentes tipos: de formación, de conducción, de mantenimiento y fitosanitaria, según corresponda a cada ejemplar. Durante la época de adecuación, las cuadrillas municipales recorren los barrios para detectar casos, ya sean solicitados por los vecinos o detectados por los encargados del arbolado público local. Cualquier frentista puede realizar la adecuación por su cuenta, pero para eso es obligatorio pedir permiso.

La Subsecretaría de Medio Ambiente, evaluará la pertinencia de la solicitud en cada caso y extenderá el permiso según corresponda, teniendo en cuenta el criterio de adecuación del arbolado público y sopesando los perjuicios que pueda estar ocasionando el especímen (oscuridad, ramas invasivas, hojas que tapan desagües, excesiva frondosidad y altura, señales de debilidad o enfermedades) con las ventajas y beneficios que otorga el arbolado urbano (oxígeno, sombra, aroma, frescura, belleza, identidad).

¿En qué consiste la adecuación del arbolado público?

Consiste en quitar de la copa el ramaje excesivo, eliminar ramas muertas, deterioradas o con uniones débiles que podrían presentar un peligro para la seguridad pública.

1. Eliminación de chupones, tocones y ramas secas.

2. Eliminación de las ramas demasiado cercanas al tronco.

3. Eliminación de las ramas mal orientadas o molestas.

4. Eliminación de los rebrotes de raíz.

Mediante esta poda se conduce y controla la copa del árbol que presenta deformaciones producto de podas irracionales, o la que por su excesivo volumen ocasiona inconvenientes sobre el cableado urbano, luminarias y techos de edificaciones. Para reconducir el crecimiento, se eliminan las ramas que se entrecruzan o están muy juntas, dejando libres las más robustas que serán las que formarán la copa.

La llamada «adecuación larga» también forma parte de la de conducción, y consiste en angostar y alargar la copa de modo que ésta se forme a lo alto dejando que los cables pasen libremente entre las ramas gruesas, fijas e inmóviles, y que las luminarias queden por debajo.

Compartir
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twiter
  • Compartir en Google+